12 años desde que conocí a TEENVOGUE

Han pasado 12 años desde que empezó mi manía por las revistas. Fue durante un viaje familiar cuando conocí y compré mi primer revista. La historia: No había nada que hacer más que caminar por el aeropuerto de Houston mientras esperábamos a que nuestro vuelo saliera. Había una pequeña tienda de libros y revistas, y, como niños, debíamos de perder el tiempo de alguna forma.

Las imágenes de niñas vestidas extremadamente bonito me llevaron a tomar la primer revista, era TeenVogue. No dudé ni un segundo y le pedí a mi papá que me la comprara, el accedió. Empecé a hojear un poco, ví a mis artistas favoritas y a muchas otras que aún no sabía que existían. Lo más importante, fue que se consolidó mi sueño de algún día poder formar parte del mundo de la moda. Me prometí comprar cada mes las revistas para no perderme de las tendencias y tener la colección completa de las ediciones de cada mes. Pensé que hasta podría heredar la colección a mis hijos.

Al pasar de los años, fui guardando cada revista comprada como parte de mi colección. Fue hasta que me fui a vivir a Monterrey cuando “alguien” creyó conveniente deshacerse de gran parte de mi colección, sin embargo, lograron sobrevivir las revistas más viejas, y sí, mi primer revista estaba entre ellas. Aún las tengo y siguen consolidándose como parte de mi legado.

¿Quieren ver cómo soñábamos con vernos en el 2007?